• Olajui

Relato personalizado IV: "Algún sitio bonito"

Hoy publico el VI relato del proyecto escritura y creatividad: "Relatos personalizados".

Pongo letra e imaginación a vuestras fotos, centrándome en vuestros temas o solicitudes, cuento historias inventadas, las vuestras propias o trato de aproximarme a ellas. Pinto con fantasía lo cotidiano y remuevo las tripas invirtiendo contextos. Una imagen dice más que mil palabras, y a mí me gusta jugar con ambas, imagen y letra. Hago envíos del diseño final en formato "cuadro" para que puedas exponerlo en el rincón preferido de tu casa, hacer un regalo original o dar voz a lo que ya vio tu retina y luego capturó tu objetivo. Juego a darte diferentes versiones de lo ya fue para ti.


Este relato es para una familia que ha decidido correr su propio camino y provocar cambios cualitativos en su manera de vivir. @algunsitiobonito, mandan esta foto que les representa en su dimensión más saludable, por dentro y por fuera. Cuidarse es el mayor acto de amor que podemos regalarnos, pero cuidarse no solo implica hacer deporte y comer sano, también implica la toma de decisiones importantes para ser felices. Ellos son un claro ejemplo y el relato, junto con la foto, habla del maratón tan hermoso que son y que corren.



Ellos no tienen prisa en llegar a ningún sitio, corren por placer. Corren lo que quieren y corren lo que pueden. A veces sienten la brisa en la cara y el aliento cálido en la fría mañana. Escuchando el crujir de las pisadas sobre el hielo que deja la escarcha, escuchando el silencio del paisaje nevado. Sin miedo, sin frenesí, paso a paso y zancada a zancada, así se mueven ellos. Corren la vida sin intención de ganarla, pero lo cierto es que ya la están ganando.


¿Pero hacia dónde corren? Se preguntarán algunos. Es algo que tan solo ellos saben. O quizá ni eso, quizá solo quieren satisfacer la necesidad de movimiento. Extraña necesidad que solo sienten unos pocos, instinto de supervivencia que aparece de frente y sin piedad, desde las profundidades de lo que un día fuimos. Huele todavía a aquella caverna de la que un día salimos, recuerda aquel pastoreo itinerante y hasta aquella migración y exilio. Tan frustrante esta necesidad de movilidad cuando la vida es estática, que te aboca al vacío y te expulsa de tu zona de confort. Creo yo que ellos solo quieren la serenidad de estar corriendo en la dirección correcta. De la mano los cuatro, vendándose los unos a los otros los tobillos esguinzados cuando la vida pone curvas. Dejándose el avituallamiento en la esquina correcta. Precioso maratón de sonrisa cómplice. Bajo un cielo estrellado y sobre una tierra desconocida.


Hay destinos a los que uno llega confuso y sin mochila; otros a los que se viaja, con expectativas altas y orgullo en las piernas; otros que nunca se encuentran, que quedan perdidos en las curvas de los mapas que nunca se exploraron; algunos que aparecen por sorpresa, como verdaderos tesoros en coordenadas que nunca se habían imaginado. Y a veces, resulta que en el destino ya se está sin saberlo, sin olerlo o sin sentirlo.


Ellos todavía no pueden explicarnos hacia dónde corren. Cuál será su destino una vez haya terminado la carrera. Ellos sueñan con pisada guerrera y superación de equipo. Sostienen sus rodillas el peso de las decisiones a cada salto y rebotan los miedos fundiéndose con el polvo del camino, que poco a poco queda atrás. Ellos corren hacia algún sitio bonito, o quizá ya estén en el, puede ser que lo viven cada día. Pero eso es algo que nosotros, tan solo podemos imaginar, mientras vemos la carrera desde lejos con admiración, sintiendo la inspiración en cada estampa que nos comparten y cada emoción que nos evocan. ¡Gracias por correr tan ligeros y compartirlo con el resto!.


O.

Entradas Recientes

Ver todo

Escribir por escribir

Hoy solo quiero escribir, escribir sin importarme lo que escribo, escribir sin importarme sobre qué escribo, sin atender a encargos, a contenidos coherentes o a valor añadido. Hoy solo quiero escribir

  • Facebook icono social
  • Instagram

Babyvanblog