• Olajui

Relato personalizado III: "Hermanas"

Éste es el tercer relato del proyecto sobre escritura y creatividad: "Relatos personalizados". Pongo letra e imaginación a vuestras fotos, centrándome en vuestros temas o solicitudes, cuento historias inventadas, las vuestras propias o trato de aproximarme a ellas. Pinto con fantasía lo cotidiano y remuevo las tripas invirtiendo contextos. Una imagen dice más que mil palabras, y a mí me gusta jugar con ambas, imagen y letra. Hago envíos del diseño final en formato "cuadro" para que puedas exponerlo en el rincón preferido de tu casa, hacer un regalo original o dar voz a lo que ya vio tu retina y luego capturó tu objetivo. Juego a darte diferentes versiones de lo ya fue para ti.


Esta foto la envía @los5sobreruedas, y proponiendo el tema "Hermanas", han inspirado una pequeña reflexión sobre la sororidad compartida a lo largo de los años. Sobre cómo cada instante que vivimos puede acabar convirtiéndose en un "recuerdo esencial" (las que hayáis visto la peli de "Inside out" podréis entenderlo mejor. Un regalo para Paula, Nayra y Noa, que espero perdure y les guste mucho más dentro de algunos años

HERMANAS.


Paula movía la muñeca con destreza, como si llevara haciéndolo toda la vida. Agarraba con ternura y habilidad la bobina verde de la que salía el hilo transparente. Más arriba sobre las cabezas, un sueño de colores. Una opción de desplegar las alas. Una mariposa monarca en papel, exótica idea de transformación vital. Nayra, más pequeña, observaba con atención, sin perder detalle de cómo se hacía. Admiraban el suave vuelo que provocaba la brisa. La curiosidad movía su atención hacia el cielo. Eran dos cuarzos rosados en miniatura, coloreando la estampa en la rocosa montaña. Hipnotizadas en una sinfonía de otoño. El entusiasmo contagioso volaba a ras de suelo, elevándose en ráfagas de vitalidad nítida, de inocencia desmedida.

La complicidad pudiera tener muchas caras, muchas formas e incluso muchas excusas para empezar a suceder. Cosas incluso demasiado cotidianas como para merecerse ser descritas. Pero en este caso es diferente. Ahí están ellas, en uno de esos momentos viviendo en presente el recuerdo futuro, indiferentes al paisaje, indiferentes al clima, indiferentes al lazo que las está uniendo. Sin tener en cuenta el tiempo, sin ser conscientes de que la estampa trascenderá más allá de una anécdota. Ahí están ellas, más mariposas que la propia mariposa, más cometas que la propia cometa, más montañas que la propia montaña, irradiando más belleza que la propia belleza.

Después Paula se agachará despacio, a la altura de Nayra para ofrecerle la bobina verde. No puede haber mayor gesto de generosidad y compasión. También pudiera suceder que cuando Nayra reclame su turno, Paula se queje y la cosa termine en llantos. ¿Quién lo sabe?

Pero más adelante, quizá ya adultas, acompañadas de Noa y con sus propias familias; o más adelante aún, quizá ya las tres jubiladas y en el funeral de alguien; o más adelante aún, quizá ya ancianas sentadas en algún porche, recordarán la tarde de la estampa, verán la foto y leerán el relato, discutirán sobre la época del año, la edad que tenían o la localización de la montaña. Harán una cronología de recuerdos y seguramente se sentirán muy orgullosas y agradecidas de haber caído en esta vida las tres como hermanas.


Entradas Recientes

Ver todo

Escribir por escribir

Hoy solo quiero escribir, escribir sin importarme lo que escribo, escribir sin importarme sobre qué escribo, sin atender a encargos, a contenidos coherentes o a valor añadido. Hoy solo quiero escribir

  • Facebook icono social
  • Instagram

Babyvanblog