• Olajui

Reformas camper: experiencia personal, errores de novatos y recomendaciones útiles.

Actualizado: ago 18

2. ¿Por qué reformar y no comprar?, nuestros argumentos y algunas recomendaciones.


¿Has leído ya el anterior post sobre cómo tomamos la decisión de reformar nuestra autocaravana? Si aún no lo has leído pincha aquí, a veces las cosas van viniendo solas y te recomendamos que no te pierdas nuestros inicios para que entiendas bien el resto.



Antes de nada queremos explicar porqué decidimos reformarla en vez de comprar una autocaravana nueva, cuestión que para nosotros era muy obvia, pero que nos han preguntado a lo largo de estos meses. Evidentemente es una decisión muy personal, pero dejamos aquí nuestras razones por si pudieran aportar algo a vuestra toma de decisiones.


Por nuestra forma de ser [...]preferimos agotar al máximo la vida de las cosas que tenemos y evitar alimentar un consumo que podría ser evitable reformando, reutilizando o arreglando.

1. Para empezar, aunque quizá sea lo más superfluo (según se mire, como todo en esta vida), con la Gorda habíamos hecho nuestro primer viaje en familia en autocaravana, por lo tanto el valor sentimental ya estaba instalado en su presencia y en nuestro recuerdo. Aunque habitualmente no nos cuesta demasiado trabajo "desapegarnos" de cosas materiales, en este caso creo que necesitábamos "aferrarnos a ella" para todo lo que vendría después, ¿nos sigues? :)


2. Ya habíamos hecho una inversión (no muy grande) en su compra, por lo tanto nos fastidiaba deshacernos de ella sin haberla disfrutado tanto como imaginábamos al principio. Sentíamos que aún no era el final.


3. No fue fácil comprar una autocaravana económica que cubriera nuestras necesidades, por ello la compramos en Italia (en próximos post os hablaremos también del proceso de compra de una autocaravana en el extranjero y su correspondiente matriculación). El hecho de comprarla en Italia mientras vivíamos en España fue un poco "trastorno", aunque mereció la pena. Sabíamos que si queríamos comprar otra en vez de reformar la nuestra, nos iríamos de nuevo a un mercado más económico que el de España, y en pleno confinamiento esto no era viable.


4. El cálculo del presupuesto de la reforma en comparación con el presupuesto de la compra (por lo menos en nuestro caso que lo hicimos nosotros y no tuvimos que pagar mano de obra) siempre salía más económico que comprar otra autocaravana (aunque fuese de segunda o tercera mano). Hablamos del presupuesto de reforma con TODOS los gastos incluidos.


5. Por nuestra forma de ser no nos gusta tirar cosas que aún tienen posibilidades de vida y cambiarlas por otras, preferimos agotar al máximo la vida de las cosas que tenemos y evitar alimentar un consumo que podría ser evitable reformando, reutilizando o arreglando.


6. Los comentarios, evaluaciones y/o sugerencias de personas expertas en mecánica, tanto en España como en Italia eran a favor de la mecánica de nuestra autocaravana, La Gorda. Quizá si mecánicamente hubiese tenido grandes fallos, la decisión hubiese sido diferente. Pero teniendo en cuenta que mecánicamente es potente, se conserva muy bien y responde a nuestras necesidades, nos animamos a reformar la célula.


7. Después de unos meses de experiencia viajando en ella, viendo sus pros y sus contras, sabíamos exactamente lo que queríamos modificar para nuestro confort, por lo tanto la reforma se convirtió no solo en una oportunidad de hacer por nosotros mismos parte de lo que sería nuestro hogar, sino también de usar los materiales que creíamos convenientes, los colores exactos, y hacerlo habitable no solo operativamente (ganar espacio o ganar autonomía), sino también en cuestiones de decoración y estilo personal para crear un ambiente más hogareño.



8. Y por último y no menos importante, estábamos en pleno confinamiento, teníamos tiempo, motivación, espacio y posibilidad de llevar a cabo la reforma. Sabíamos que era un punto de inflexión para nosotros y no estábamos dispuestos a perder la oportunidad.


Nuestras mejores recomendaciones:


Queremos aprovechar este post también para recomendarte algunas cosas que parecen obvias pero que a nosotros se nos pasaron por alto al principio y nos dificultó la reforma, así nos vamos metiendo en materia para las siguientes publicaciones:


- Haz fotos a todo antes de meterle mano y, por supuesto ¡tomas medidas! Así sabrás cómo estaba exactamente antes de que hicieras modificaciones. Incluso mientras desmontas, haz fotos, regístralo y clasifica. Siempre hablamos desde nuestra experiencia y no en términos generales, pero nosotros hemos tardado unos 4 meses en terminar. En este lazo de tiempo nos habíamos olvidamos de cómo estaban montadas algunas cosas, por ejemplo el cierre de una puerta, qué recorrido hacía alguna tubería o de qué eran algunos cables que quedaban sueltos. Teniendo las fotos y las medidas de lo que desmontes, tendrás todo registrado.


- Ten en cuenta la temperatura ambiente y el clima. Seguramente si tienes la facilidad de poder trabajar en un espacio cerrado, garaje o almacén, esto no será un problema. Pero si trabajas al aire libre, las inclemencias del tiempo podrían llegar a ser un problema. En nuestro caso nos dimos cuenta de que de los 5 a los 20 grados centígrados, es la temperatura óptima para usar algunos materiales. Por ejemplo, cuando pegamos el panelado del techo había temperaturas tan altas que se nos despegaron un par de veces pese a tener los sargentos. Para que la cola hiciese su efecto, finalmente optamos por pegarlos de noche, cuando la temperatura bajaba, pero claro para trabajar de noche debes tener buena iluminación y en nuestro caso esto también fue un impedimento. Así que ya sabes, valora el clima, la época del año y la luz, tanto natural como artificial.



- Es bueno que calcules también que dependiendo de la reforma que vayas a hacer quizá necesites materiales voluminosos como una escalera. Nosotros no teníamos, pero tuvimos la suerte de que nuestro casero trabaja en la construcción y nos prestó escalera, carretilla, ¡e incluso un andamio! Sí, estaba todo de nuestra parte, sin embargo hubo cosas que devolvimos demasiado pronto y...por "no molestar", aún tengo el recuerdo de ver a Marco subido a la escalera subida a su vez a dos mesas poco estables. Mi recuerdo se mueve entre "saco la foto, le aguanto las mesas, me entra una risa nerviosa y le pido que se baje ¡a la de 3!". Que sí, que soluciones hay siempre, pero hay cosas que siempre será mejor evitar.


- Si usas materiales que no has usado antes, ¡lee!, ¿Por qué te decimos esto? Pues porque nosotros en alguna ocasión nos confiamos con las simples instrucciones que nos habían dado y por "venimos arriba" luego nos vinimos abajo. Esto nos pasó con las proporciones de mezcla de bicomponente (imprimación + endurecedor) para carrocería. Por no fijarnos no vimos que el vaso de mezcla traía las medidas invertidas a las recomendaciones del bote de productos, así que como consecuencia: material estropeado, necesidad de repetir el primer paso, pérdida de tiempo y un poco de frustración también...


- Por último, aunque quizá no sea tu caso, queremos compartir contigo que nosotros teniendo un niño pequeño de 2 años y medio y a falta de buen espacio cerrado dónde guardar las herramientas, la autocaravana y su perímetro se convirtieron en un auténtico laboratorio y parque de atracciones para él. Hicimos lo posible por involucrarlo, emplear mucho tiempo en explicarle qué pasos íbamos haciendo, cómo se usaban las herramientas, por qué lo hacíamos, preparar actividades en las que él podía participar el tiempo que le apeteciese y, también claro, poniendo algunas normas y límites por su seguridad. Pero aunque todo parezca muy bien planificado, los niños niños son, y basta un instante para perder destornilladores, martillos o brochas, y en el buscar y rebuscar una y otra vez las herramientas que más usábamos, que eran también (evidentemente) las que más le atraían a Iago, hemos empleado mucho pero mucho tiempo. :)



Como siempre, contamos nuestra experiencia personal, por si a alguien pudiese servirle igual que a nosotros nos sirvieron mucho las experiencias de otras personas. Si te apetece compartir la tuya o tus impresiones, ¡Te leemos!





Siguiente sobre reformas de autocaravana: aquí.

  • Facebook icono social
  • Instagram

Babyvanblog