• Olajui

Crecemos, evolucionamos y transformamos: Así nace "Proyectos Molones".

¡Ya teníamos plan pero ahora hemos sabido también dar asiento y espacio a nuestras intenciones!


Los planes se modifican, la mayoría de las veces evolucionan, crecen y se transforman, porque es que además por suerte la vida no es algo rígido.


Es importante para nosotros no ir al "tun-tun" y tener plan A, B y C. Hacia dónde, por qué o para qué son preguntas que nosotros nos hacemos casi a diario, y aunque no tenemos por qué saber responderlas todo a la primera, para nosotros es el pan de cada día vivir buscando las respuestas. Somos así, le damos al coco y buscamos los "por qués" de nuestra existencia ;P.


Los planes se modifican, la mayoría de las veces evolucionan, crecen y se transforman, porque es que además por suerte la vida no es algo rígido. Sentimos que al darle movimiento a nuestra vida, nuestra vida está en movimiento, y no solo de manera literal ;). Es flexible y moldeable, vamos que nos resulta lícito y legítimo cambiar lo que no nos gusta y dar forma a aquello que nos inspira. Los viajes crean una visión de la vida mucho más amplia de la que tenías antes de salir y, por lo tanto en todo el perímetro que se amplía, (la zona de confort crece) eres capaz también de ver nuevas oportunidades y derroteros para tu plan u objetivo que antes ni te planteabas.


Por nuestra forma de ser y nuestro carácter hay varias cosas que considerábamos importantes antes de emprender este proyecto:


Una era la necesidad de sentirnos realizados con nuestras ocupaciones y, por lo tanto, trasmitirle a Iago mediante el ejemplo la necesidad de tener pasiones y ganas de aprender. Estimular en él la creatividad, el pensamiento de "las mil ventanas de colores". Esto es el sentimiento de seguridad y viabilidad frente a la iniciativa de emprender los proyectos que a cada uno le hacen aprender, crecer, superarse y desarrollarse.


Somos de los que pensamos que el planeta es el préstamo que nos hacen nuestros hijos, y que por lo tanto debemos devolvérselo con creces cuando nuestro paso por aquí haya concluido.

La segunda cosa que teníamos clara era que queríamos viajar por el mundo para conocerlo y aprender de él en sus diversas dimensiones y que mientras lo hacíamos, queríamos proteger lo bueno, contribuir a su conservación y aportar nuestro granito de arena al desarrollo sostenible por allí por dónde pasásemos. Así que cuando nos preguntamos qué tipo de viajeros queremos ser, siempre viene la misma conclusión: queremos ser parte de ese grupo que no solo es respetuoso y sigue un decálogo responsable, sino parte del que también aporta al cambio de manera activa y continuada mientras recorre kilómetros. Somos de los que pensamos que el planeta es el préstamo que nos hacen nuestros hijos, y que por lo tanto debemos devolvérselo con creces cuando nuestro paso por aquí haya concluido.



Tanto Marco como yo, antes de conocernos, habíamos dedicado buena parte de nuestro tiempo a conocer diferentes proyectos de cooperación local e internacional, en diferentes latitudes, participar con ellos, aprender de sus realidades y esforzarnos por visibilizar esas realidades a nuestra vuelta. Así que plantearnos hacerlo ahora juntos como familia, pues es algo que evidentemente nos apetece.



Después de un par de meses de haber iniciado nuestra aventura, algunos pasos y muchas ideas, hemos decidido la manera en la que vamos a tratar de combinar todo lo que somos, con todo lo que queremos hacer y todo lo que queremos aprender en familia. Algo que nos rondaba y que llamaba a nuestra puerta, pero que hasta hace unos días no habíamos sabido ponerle nombre, ni darle un espacio formal en nuestro proyecto. Sin embargo ahora ¡ya es! Ya tiene nombre y es momento de hacerlo nacer.



Lo presentamos casi con la boca pequeña, pero ilusionados hasta el infinito y más allá. Abrimos nuestra sección de "proyectos molones". En ella hablaremos de proyectos que vayamos conociendo, realidades sociales y humanas, personas creativas y con talentos. Apoyaremos al pequeño emprendedor/a que siga criterios de sostenibilidad social y ecológica, que aporte con sus servicios el crecimiento de un desarrollo humano, que con sus criterios creativos, educativos y/o pedagógicos cree dinámicas de bienestar individual y colectivo, que se aparte de lo globalizado y venda lo auténtico, lo artesanal, lo cercano, lo sostenible y lo humano. Nuestra manera será darle voz a través de la escritura, visibilidad, participación y colaboración en la medida de nuestras humildes posibilidades.


Así que si os resulta interesante cuáles son nuestras motivaciones, ¡comparte!, nos ayudarás mucho. Si todavía no entiendes muy bien de qué va todo esto, puedes ir a nuestro link de presentación en el blog y entender qué hacemos, qué ofrecemos y qué buscamos :). Y por supuesto, si conoces proyectos interesantes que no nos podemos perder, háblanos de ellos. Ya hay una lista, pero la ruta no está definida ;).


Como veis teníamos plan, un plan vivo que con nuestro movimiento va creciendo y se va creando a su antojo, o más bien al nuestro.



  • Facebook icono social
  • Instagram

Babyvanblog